miércoles, 4 de agosto de 2010

¿Qué es un “recall”?(RELLAMADO)…

www.elasperobrocker.com.ar


La palabra se escuchó mucho en los últimos meses. Se trata de un llamado a revisión que efectúan las automotrices para solucionar un desperfecto en un modelo que ya está rodando por la calle. Recientemente hubo una avalancha de ellos en el mundo y hasta le tocó en Argentina.
 Toyota, Honda y VW  las involucradas a nivel global.

“Errar es humano”, dice el refrán, y las automotrices no son la excepción. Lo que ocurre en estos casos es que un defecto que debió haber sido solucionado en una fase previa a la comercialización, se escurre a través de la línea de montaje y llega a la calle a veces con consecuencias fatales. El “recall” (re-llamado en inglés) es justamente el llamado a revisión de las unidades defectuosas para solucionar (sin cargo para el usuario) el problema.
Los hay que abarcan desde miles de unidades hasta millones, como fue el último de Toyota con más de ocho millones de vehículos afectados en todo el mundo, y que empujó al presidente de la compañía a pedir disculpas públicamente. Pero, ¿por qué suceden? Dos hipótesis: la primera, en sintonía con las automotrices, indica que es casi inevitable; la segunda, más escéptica, que el furor por presentar novedades impide realizar las pruebas previas con el tiempo que merecen.
No es que en épocas pasadas no se produjeran modelos con defectos, pero hoy existen mayores organismos de control y en muchos casos la legislación ayuda a que las empresas se vean obligadas a tomar medidas al respecto. Algunos, más maquiavélicos, aducen que muchas veces antes de lanzar un modelo ya se conocen estos problemas, pero que resultaría más costoso detener todo a, en cambio, llamar a una revisión en el futuro.
Lo concreto es que en los últimos meses hubo “recalls” por doquier, en todo el mundo y en Argentina también. El caso más resonante fue el de Toyota en EE.UU., Europa y China. La imagen de la japonesa sufrió un duro golpe cuando se detectaron problemas con el acelerador en varios modelos (Corolla, Camry, RAV4, Matrix, Avalon, Highlander, Tundra y Sequoia), ya que el mismo quedaba trabado al fondo imposibilitando desacelerar. El impacto fue tal que en EE.UU. se detuvo la producción de ocho modelos.
Por otro lado el Prius, el híbrido que la firma también vende en Argentina, fue llamado a revisión por un problema menor con los frenos, aunque en las unidades “locales” se solucionó antes de que fueran entregadas a los clientes.
Otra japonesa, Honda, llamó a más de 400.000 autos –fabricados entre 2001 y 2002– principalmente de EE.UU., Canadá y Japón, que presentaban complicaciones con el mecanismo de los airbags. Estos se podían accionar por error y producir lesiones en los pasajeros. Los involucrados en este caso fueron los Accord, Civic, TL, CR-V, Odyssey, Pilot, CL, Inspire, Saber y Lagreat; como se ve, muchos de ellos poco o nada conocidos por estas latitudes, donde no se habría manifestado este problema.
En Argentina Honda emitió un llamado oficial (puede verse en www.honda-automoviles.com.ar) para las unidades del Fit de primera generación comercializadas hasta octubre de 2008. El desperfecto es en los interruptores de los levantavidrios eléctricos, que en caso de mojarse pueden recalentar e incendiarse.
Volkswagen también cayó en la oleada de “recalls”. En Brasil llamó a revisión a 193.620 Gol Trend y Voyage (su versión tricuerpo) fabricados antes de julio de 2009 por problemas con las ruedas traseras, que “en casos extremos pueden desprenderse”, según informó la marca. En Argentina el mismo llamado fue para unas 3.000 unidades.
Antes, en 2008, VW había revisado en Brasil más de 450.000 Fox, Crossfox y Suran por problemas con el mecanismo de plegado de los asientos, que mutiló el dedo de algunos usuarios. En aquel entonces también se supervisaron unidades vendidas en el mercado argentino. Enwww.mj.gov.br/dpdc se pueden ver por modelo todos los recall que hubo en Brasil, registro que no existe en Argentina, como tampoco una normativa que detalle cómo deben efectuarse estos llamados a revisión.
Según la revista española “Autopista”, en Estados Unidos los “recalls” durante los últimos años ascienden a más de 400.000 millones de vehículos. La pregunta es: ¿los modelos que allí se venden tienen más defectos que el resto, o será que poseen mayor y mejor capacidad para detectarlos?
 En Argentina la falta de estadísticas precisas, la respuesta es una incógnita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario