sábado, 4 de julio de 2009

Marcopolo lanza la generación 7 e innova en la concepción de autobuses


Los modelos establecen nuevos patrones de seguridad, confort y economía.

Resultado de un trabajo de más de tres años de pesquisas de campo y de desarrollo y con inversiones de 30 millones, los nuevos modelos Generación 7 de autobuses interprovinciales Marcopolo empiezan a salir de la línea de montaje de la unidad Ana Rech, en Caxias do Sul, a partir de agosto.
Se contaba con los tradicionales Paradiso1200 y Viaggio 1050, gana dos nuevos modelos -Paradiso 1050 y Viaggio 900- y crea un patrón de calidad, confort, seguridad, y economía.
Los nuevos vehículos fueron desarrollados para diferentes modelos de chasis y serán presentados a los clientes del exterior proximamente, en San Pablo.
Diferente a otros buses producidos en Brasil, los Marcopolo G7 fueron desarrollados con dos enfoques principales: la atención de las necesidades y demandas de los pasajeros y de los conductores; y la reducción de costos y el aumento en la capacidad de transporte para los operadores.
Los objetivos son valorar el placer de viajar en bús, independiente del recorrido o de la duración, y proporcionar ganancias operacionales para los empresarios.
Según el director general de Marcopolo, José Rubens de la Rosa, los modelos de la Generación 7 van mucho más allá de un diseño bonito y futurista. "Nuestros proyectistas e ingenieros trabajaron para que todos los cambios y novedades se tradujesen en beneficios para pasajeros, conductores y dueños de flotas.
Lo que resultó en vehículos más confortables, seguros y que generan reducción de cerca de un 10% en el costo de combustible, además de menor gasto de neumáticos y frenos y mantención facilitada", dijo De La Rosa.

En el diseño, la identidad Marcopolo

Los primeros estímulos visuales confieren a los vehículos un patrón de acabado y calidad automotriz, con líneas equilibradas, fluidas y armonía de detalles, con destaque para los conjuntos ópticos delanteros y traseros con tecnología en LEDs. Internamente, nos recuerdan las aeronaves, de estilo limpio, "hi-tech", con ambiente agradable, sofisticado y confortable.
Externamente, los modelos G7 tienen un diseño innovador y una fuerte personalidad, que consolida la nueva identidad de la marca, constituida por formas veloces, robustas y aerodinámicas. Además de permitir la fácil identificación de los productos Marcopolo en cualquier situación, traduce las informaciones esenciales y valora la originalidad, el lettering, la logomarca y la llamada "Expresión Empática".
Según los diseñadores responsables por la concepción de los nuevos autobuses, la elección e identificación de esta "Expresión Empática" fue una etapa clave en el proceso de creación, pues esta identidad influenció todos los demás elementos que constituyen la nueva familia de productos.

Conjunto óptico arrojado, rejilla delantera y área de vidrio sin salientes, combinados con la fluidez de líneas -de los espejos externos al parachoques trasero- permitió obtener, en pruebas prácticas en el túnel de viento, realizados en la CTA, Centro Tecnológico Aeroespacial, uno de los menores coeficientes aerodinámicos ya alcanzados por un autobús -CX 0,42- próximo de los alcanzados por vehículos de paseo. Este coeficiente está directamente relacionado a la reducción del consumo de combustible.


Uno de los aspectos que destaca la originalidad del diseño de la Generación 7 es la integración de la parte superior del frente y del techo, con líneas aerodinámicas y en forma de gota. Este nuevo diseño reduce el arrastre y permite que el equipo de aire acondicionado quede embutido, constituyéndose en una de las mayores ganancias aerodinámicas y de reducción de consumo. Los espejos externos, que también poseen un papel aerodinámico importante, tuvieron su forma optimizada, quedando más integrados a la carrocería, con mejorías en su fijación y con mayor visibilidad para el conductor.

En las laterales, las novedades son los nuevos aros de ruedas delanteros y traseros en pieza única de aluminio estampado y las nuevas tapas de los maleteros. La forma y las leves salientes de los aros de ruedas le confieren fuerza al visual del vehículo.
Las tapas de los maleteros recibieron diseños, tiradores, mecanismo de accionamiento y sistema de sellado nuevos. Éstas quedaron más leves y con un vano libre de abertura mayor, que facilita las operaciones de colocación y de retirada de equipajes y permite un mayor acceso al compartimiento.

Los nuevos tiradores, con patrón automotriz, tienen una empuñadura mejor y un accionamiento más suave.
La trasera de los nuevos autobuses de la Generación 7 ganó un nuevo diseño, dando destaque al conjunto óptico, al parachoques y a la tapa trasera. Las nuevas luces y los intermitentes con LEDs amplían la visibilidad y la seguridad.
El parachoques posee una forma que acompaña el diseño de la lateral y del vidrio trasero, está hecho en plástico especial que, en el caso de pequeñas colisiones, se deforma para absorber los impactos y luego vuelve a la forma original, disminuyendo los daños causados en la carrocería.

La nueva tapa trasera hecha en aluminio, es más leve, posee un mejor sellado y utiliza el mismo sistema de cierre de las tapas del maletero y de la puerta de acceso. Esto garantiza un accionamiento más suave y permite que el vehículo tenga una única llave para la apertura de todas las cerraduras.

Menores costos y mayor ocupación

Los principales diferenciales de los nuevos vehículos de la Generación 7 también están unidos a las ventajas operacionales que proporcionan para los dueños de flotas. Marcopolo lanza dos nuevos modelos no disponibles en la generación anterior, el Viaggio 900 y Paradiso 1050, que fueron concebidos con faldas laterales más bajas (maletero menor), lo que reduce peso, costo operacional y aumenta la capacidad para el transporte de pasajeros.
"Los dos vehículos amplían las opciones de la línea de interprovinciales y nacieron con el mismo enfoque de los demás modelos de la Generación 7: atender las nuevas características del transporte de pasajeros -menor volumen de equipaje en el compartimiento inferior- y proporcionar ventajas operacionales para los dueños de flotas. El Viaggio 900 tiene como aplicación el flete y el Paradiso 1050, el transporte interprovincial", resalta Rubens de la Rosa.
Entre los diversos ítems introducidos en los nuevos autobuses de la Generación 7 para la reducción del desgaste de componentes y del costo operacional están los kits para la refrigeración de los frenos y de los neumáticos, instalados en las cajas de rueda. El sistema utiliza la aerodinámica (flujo natural de circulación del aire con el vehículo en desplazamiento) para refrigerar estos componentes, aumentando su durabilidad.

Otra novedad es la normalización de la entrada de aire para el filtro del motor en posición elevada (en vehículos de motor trasero). Posicionada al lado del vidrio trasero, en la columna, permite la captación de aire más limpio, lo que deberá aumentar la vida útil de los filtros y disminuir e costo operacional.

Sustentabilidad

Los modelos de la Generación 7 también fueron concebidos con enfoque en la reducción de los impactos ambientales durante los procesos de fabricación, con la utilización de un mayor número de materias primas y piezas reciclables.
La buena performance aerodinámica contribuyó para la reducción de la emisión de CO2, ya que el autobús utiliza menos combustible por kilómetro rodado y también tiene un menor desgaste de componentes, como frenos, neumáticos y otros agregados.
De acuerdo con ensayos de laboratorio, en velocidades entre 80 y 100 kilómetros por hora el arrastre aerodinámico representa el 50% del consumo de combustible de un vehículo. En la Generación 7, las fuerzas resultantes de esta velocidad -193 kgf- son hasta 10% menores que en los modelos de los competidores más eficientes en todo el mundo.

Concepto Estructural

El desarrollo de un nuevo concepto constructivo optimizado, de acuerdo con la nueva resolución 316 del Contran publicada en el final de mayo y que entrará en vigor en los próximos meses, es otro diferencial de los nuevos autobuses. Con este nuevo concepto y la mayor utilización de materiales nobles, como el aluminio y plásticos especiales, la ingeniería de Marcopolo consiguió construir una estructura más resistente y, al mismo tiempo, cerca de 500 kg más leve (dependiendo de la configuración del vehículo).
El desarrollo del proyecto de la estructura fue totalmente hecho por cálculos por Elementos Finitos (FEA), con el objetivo de garantizar la resistencia a la fatiga, detectando los puntos de mayores y menores esfuerzos, lo que posibilitó el dimensionamiento adecuado de los componentes estructurales para cada diferente modelo. De forma complementar a los cálculos teóricos, la empresa invirtió en pruebas de campo por más de 15 meses, garantizando así la durabilidad de la estructura y de los componentes del vehículo.

Los principales componentes estructurales utilizan aceros con ligas especiales, que posibilitan reducir el peso total del conjunto. Con esto, conforme el modelo de carrocería, en el autobús de la Generación 7, es posible transportar más pasajeros en la misma aplicación, comparado con los modelos comercializados actualmente.

Conjuntos ópticos en LEDs

La Generación 7 pasa a utilizar LEDs en sustitución a las ampolletas convencionales en los intermitentes delanteros y traseros. Los vehículos cuentan con LEDs también en las luces traseras de posición, de freno, en las delimitadoras y en el "brake-light". Esta tecnología representa un significativo avance para el segmento brasileño de autobuses y garantiza una mayor seguridad y visibilidad, pues permite que el autobús sea visto a una distancia mayor.
En el proyecto de desarrollo de los conjuntos ópticos delanteros y traseros fueron invertidos R$ 4,5 millones. Los LEDs poseen una vida útil mayor que las ampolletas comunes, disminuyendo la frecuencia de mantención y los costos, además de atender a las normas internacionales. Otra característica inédita de confort y seguridad es la opción de la luz diurna (daytime running), que amplía la seguridad, manteniendo los faroles encendidos mismo durante el día.
"El resultado obtenido crea un nuevo referencial en el mercado brasileño. El inédito diseño y la forma de las luces delanteras y traseras de señalización harán que los modelos de la Generación 7 sean fácilmente identificados a distancia, incluso durante la noche", explica Edson Mainieri.

Sofisticación, modernidad y confort

El interior de los nuevos Marcopolo Paradiso y Viaggio modifica los paradigmas existentes hasta entonces con relación a aliar confort y funcionalidad, belleza y sofisticación, practicidad y fácil mantención. El desarrollo de los detalles internos tuvo como punto de partida una pesquisa etnográfica y colocó la seguridad y el confort de los pasajeros y del conductor como prioridades.
Fue hecho un levantamiento estadístico de informaciones con estos pasajeros y conductores. La pesquisa de campo fue realizada con más de 500 pasajeros, de los mercados brasileño e internacional. La aplicación de preguntas cualitativas y cuantitativas, abordajes personales y estudios de observación, permitió analizar la postura, los hábitos y el comportamiento de los usuarios durante los viajes.
"Esto posibilitó definir nuevos parámetros para superar las expectativas y los deseos de los pasajeros, en ítems como tamaño y forma de las butacas, espaciamiento entre ellas, iluminación, textura de los materiales y espacio para equipajes de mano, entre otros", comenta Edson Mainieri, director de Ingeniería.
"Con la pesquisa, pudimos constatar que los pasajeros están usando equipajes menores y que los están acomodando en el salón de pasajeros y no en el maletero tradicional. Por este motivo, fue aumentada el área de acceso en las escaleras, la abertura de la puerta de la pared de separación y la altura y profundidad del porta paquetes", explica Mainieri.
"El diferencial es que esta pesquisa no fue encomendada, los propios proyectistas, ingenieros y diseñadores, además de los profesionales de marketing de Marcopolo, hicieron el levantamiento de las informaciones, durante los viajes y en contacto directo con los pasajeros y conductores", finaliza.



Pasajero, el gran privilegiado

Los nuevos conceptos para la concepción del interior introducidos con la Generación 7 transforman al pasajero en el principal beneficiado. Internamente fue ampliado el ancho y la altura, generando una serie de mejorías como butacas más anchas (1.060mm), una mayor altura interna (1,93m) y un mayor volumen para los porta paquetes.
Uno de los aspectos más relevantes de la pesquisa y que llevó a la concepción de un salón de pasajeros diferente de los actuales, fue la tendencia de aumento del tamaño y del volumen de los equipajes de mano y la consecuente disminución del uso del maletero externo. Para atender a esta nueva tendencia, Marcopolo creó un nuevo porta paquetes más amplio y profundo. Además de eso, el nuevo porta paquetes cuenta con un pasamano incorporado lo que garantiza más seguridad al usuario que camina por el salón de pasajeros.
Al entrar en los nuevos modelos de la Generación 7, el pasajero encuentra una nueva escalera, más ancha, amplia y segura, la cual convida al usuario a subir y facilita el acceso por medio de puntos de apoyo bien localizados.
La nueva pared de separación es otra exclusividad Marcopolo en los G7. De concepto innovador, se trata de la primera puerta deslizante con vidrios temperados curvos transparentes. Posee una abertura más ancha que las actuales y un inédito sistema de correr, ocupando menos espacio y preservando el puesto del conductor. Con acabados diferenciados y una gran área de vidrio, el diseño limpio mejora la visibilidad de los pasajeros y amplía la iluminación natural del salón, complementada con el exclusivo techo solar (en los modelos con motor trasero), con salida de emergencia incorporada.

El salón de pasajeros reserva otras novedades importantes. Optimizada, la iluminación interna indirecta es más fuerte y uniforme, sin la pérdida del confort visual. Esto fue conseguido gracias a la utilización de un proyecto de iluminación que privilegió un ambiente acogedor y al mismo tiempo funcional, con posibilidad de elección de diferentes escenarios de iluminación de acuerdo con la aplicación y el servicio.
Reposicionados, los nuevos conjuntos de señalización de las butacas ganaron una iluminación diferenciada y una numeración mayor, con pictogramas de fácil identificación. Las luces de lectura pasan a ser en LEDs y las salidas individuales de ventilación, así como las teclas de los porta focos fueron optimizadas.
Los nuevos modelos G7 poseen un exclusivo sistema de audio y vídeo, con monitores de LCD fijos o retráctiles, además de salidas de sonido individuales para cada pasajero (Kit Business opcional). El sistema de sonido proporciona la misma calidad sonora en todo el ambiente, contando con altavoces posicionados en los porta focos y la opción de ajustes de volumen; también será ofrecida la opción de salidas individuales para audífonos, localizadas entre las butacas o en los porta focos.

Butacas para envolver al usuario

La nueva familia de butacas Ejecutiva y Semicama de la Generación 7 fue totalmente desarrollada para proporcionar más confort y ergonomía para los pasajeros. Concebidas con base en la pesquisa realizada con los usuarios, presentan innovaciones únicas, como la utilización de espumas especiales (visco elástico) en la región de la cabeza y del cuello, nuevos apoyos de piernas y pies, además de apoyos de brazo más anchos y blandos.
Además de la ergonomía, el nuevo diseño de las butacas merece destaque especial, tanto por el acabado que se armoniza con el salón de pasajeros, como por presentar nuevas estandarizaciones de tejido y cortes de capas exclusivos. "Por la pesquisa realizada, levantamos el mapa de todas las zonas de la butaca pasibles de interferencia ergonómica. Esto permitió la atención de los porcentajes extremos de la población con eficacia y materiales adecuados", explica Edson Mainieri.
El trabajo del área de diseño e ingeniería tuvo como objetivo "la empatía con los pasajeros" y buscó soluciones innovadoras. El resultado obtenido fue de nuevos opcionales, tales como: espumas especiales y diferenciadas, porta vasos individuales integrados a las butacas, porta objetos, audífonos y toma para ordenadores portátiles, entre otros ítems.
"Un aspecto sobresaliente y fundamental de la nueva familia de butacas es la creación de un concepto modular de montaje. Esto permite que, mismo después de colocadas en el autobús, piezas y componentes puedan ser sustituidos sin necesidad de retirar las butacas del lugar. Con capas, espumas y componentes sustituibles y de fácil manutención, las nuevas butacas posibilitan ganancias operacionales para los dueños de flotas y confort para los pasajeros", comenta Edson Mainieri.
Las nuevas butacas también ganaron un sistema de accionamiento de la reclinación del respaldo mucho más suave y práctico, con cinco diferentes posiciones, descansa-brazo central más blando y ancho y apoyo para pies con sistema de molinete, que posibilita el ajuste de la posición de los pies de acuerdo con la altura del usuario.
Las nuevas butacas fueron concebidas con enfoque en la sustentabilidad. El revestimiento trasero, en pieza única de plástico reciclado, mejora el acabado y elimina el proceso de "ensacado" en la fabricación. La base del asiento también está hecha en plástico inyectado y con un sistema de resortes que sustenta la espuma de doble densidad.


Para el conductor, atención especial

La cabina del conductor de los modelos Marcopolo Generación 7 recibió una atención especial de los proyectistas y diseñadores de la empresa en la creación de sus formas, en la aplicación de nuevos e inéditos materiales y en la adopción de recursos solamente utilizados en automóviles. El objetivo es ampliar el confort, la seguridad y el placer de dirigir.
La nueva pared de separación garantiza una mayor privacidad y ganancia de espacio para el conductor, dejando su puesto más ergonómico y accesible.
En el tablero de instrumentos está el diferencial de la marca. Con una forma y un sistema innovadores, posee satélites laterales que pueden ser acercados o alejados del volante, de acuerdo con la preferencia y necesidad del conductor. Esta funcionalidad permite que el conductor regule la distancia de las teclas para el accionamiento de todos los equipos/sistemas y no necesite desviar la atención de la carretera o cambiar de posición en la butaca.
El sistema satélite es único e incorpora un nuevo Múltiplex, dispositivo que controla todos los sistemas del autobús electrónicamente, con teclas de fácil alcance e íconos retroiluminados.
Cuenta también con un display informativo y opcionalmente, un monitor de hasta 7 pulgadas con imágenes del salón de pasajeros y/o cámara trasera para el auxilio en las maniobras de marcha atrás.
La Generación 7 de Marcopolo fue creada con el objetivo de establecer nuevos referenciales para el mercado brasileño e internacional. Los vehículos proporcionan, al mismo tiempo, ventajas para el pasajero, con mayor confort, sofisticación y practicidad, para el conductor, por la fácil dirección y ergonomía, y para el dueño de flota, por la mayor ocupación de los vehículos, menor costo operacional y manutención facilitada.

Prensa Secco Comunicaçao

1 comentario:

  1. La verdad que estos autobuses son increibles, es genial toda la tecnologia que tienen y lo comodos que son, de los pocos viajes que pude hacer en ellos fue comodisimo, y siempre que hago una entrega con la berlingo y paso al lado de uno de estos se ve en la gente la cara de comodidad

    ResponderEliminar